Calidad

  • Una obra de arte se concibe tras largos años de esfuerzo y el intento de dominio de cada una de las técnicas.


    No es fruto de la casualidad ni de únicamente la inspiración lo que nos lleva a la conclusión de que sin esfuerzo no hay recompensa y nos obliga a la formación continua, a la observación, y el análisis de todo lo que nos rodea con el fin de extraer la esencia.


    El trazo que dibuja la mano está dictado desde la serenidad de la mente.